El niño no será juzgado porque la Ley en Sudáfrica no lo considera penalmente responsable de sus acciones al ser menor de edad. 

La justicia Sudáfrica condenó a una mujer, de 32 años, a 11 años de prisión tras ser acusada de asesinar a una niña para encubrir el horrendo crimen que había cometido su hijo. 

El hecho quedó al descubierto luego que el hijo de la acusada contara lo sucedido a una profesora de su colegio. Según el relato del menor, de nueve años, su madre había matado a la niña, luego que se enterara que esté la había violado. 

La mujer habría encontrado a la víctima, de tres años de edad, tendida en el patio de la casa, desvanecida y desnuda luego de haber sido abusada por el menor. Ante el hecho, la acusada tomó una piedra y comenzó a golpear a la niña en la cabeza, para luego esconder su cuerpo en el patio del inmueble cubriéndolo con unas latas.

“Tomé una piedra y la golpeé en la cabeza hasta matarla. La escondí en la parte trasera de mi jardín. Hice todo esto porque mi hijo la había violado y no quería que nadie se enterase. Quemé la chaqueta y los zapatos. Cuando sus parientes fueron a mi casa a buscarla les dije que no sabía dónde estaba”, declaró en los tribunales la mujer,

Según cita Telecinco.es, luego del hecho, la mujer actuó de manera indiferente cuando los familiares de la víctima fueron hasta su casa para averiguar el paradero de la pequeña.

Al día siguiente del crimen, la madre envío a su hijo a la escuela, donde el menor le contó todo a su profesora, la que denunció el hecho. En tanto, el niño no será juzgado, porque la Ley en Sudáfrica no lo considera penalmente responsable de sus acciones al ser menor de edad.