Tendrá que abstenerse de poseer animales durante tres años. 

Darren Yerby, de 36 años, se creía en propiedad de golpear rudamente a su animal frente a las cámaras de seguridad de una calle en Gran Bretaña.

El día del hecho, el hombre tiró contra la pared a su mascota y la pateó en el hocico. Afortunadamente, Buzz, así se llama el animal, salió solo con una lesión en la pata.

El departamento de policía de Essex sacó a la luz pública parte del ataque en video, sin embargo se negaron a mostrarlo entero por ser muy gráfico. Yerby fue sentenciado a 200 horas de trabajo comunitario y tiene prohibido poseer una mascota por tres años.

Durante su juicio, el hombre rogó porque devolvieran a su mascota, a quien calificó de “hijo”. Aunque el juez no encontró mérito en el argumento de Yerby.